Bar & Restaurante

Ya sea para disfrutar de un té contemplando el atardecer en el muelle de Dun Laoghaire, degustar una ligera cena antes de ir al teatro o celebrar con toda la familia una animada comida de fin de semana, el acogedor ambiente del recientemente renovado Royal Marine Hotel sabe complacer los gustos de todos sus clientes.

Nuestro servicio de restauración engloba el Dún Restaurant, el Hardy’s Bar, el Laurel’s Bar, el Pavillion Bar, The Atrium y el Bay Lounge. En ellos encontrará té, café, bebidas y diferentes opciones de menú.

El Dún Restaurant, el restaurante principal del hotel, ofrece una excelente variedad de menús a la carta y los menús conocidos como “early birds”, a los que se aplican precios especiales por adelantarse a las horas de servicio habituales. Este restaurante resulta ideal tanto para pocos comensales como para amplias comitivas, ya que cuenta con comedores privados para acoger a grupos numerosos. Si lo que busca es una atmósfera tranquila y relajante, le garantizamos que la encontrará en el lujoso ambiente de nuestro restaurante con vistas a la bahía de Dublín.

  • El Hardy’s Bar es el principal bar del hotel. Con su excelente carta de platos informales, música en directo y el picoteo gratuito que se sirve en noches señaladas, este acogedor bar ofrece un magnífico ambiente.
  • El Laurel’s Bar está situado encima del bar principal, el Hardy’s Bar. Por lo general suele reservarse para eventos privados y cuenta con acceso independiente, además de la entrada existente en el Hardy’s Bar.
  • El Pavillion Bar transmite la grandeza de tiempos pasados con sus maravillosas vistas a la bahía de Dublín.
  • Se suele utilizar para recepciones u otras reuniones privadas.
  • El Atrium es el núcleo diurno del hotel, donde incansablemente se sirve una amplia selección de tés, cafés, pasteles, cruasanes y muffins. Ubicado en un espacio amplio y luminoso que conduce a los huéspedes desde la recepción del hotel y el Bay Lounge hasta la entrada del Hardy’s Bar, este lugar ofrece un menú especial para el té de la tarde, además del mismo menú que el Hardy’s Bar.
  • El Bay Lounge nos traslada a los viejos tiempos en los que era parada obligada para el té de la tarde.
  • Ofrece uno de los marcos más idílicos para esta tradicional costumbre, gracias a sus enormes ventanas con vistas a los jardines, y a la bahía y toda la zona norte de la ciudad de Dublín. Amplios ventanales, una chimenea y el piano ubicado en uno de sus rincones terminan de completar el acogedor ambiente del Bay Lounge del Royal Marine Hotel.